viernes, 3 de octubre de 2008

USTED, TRANQUILITO EN EL SILLÓN


"El otro día, un grupo de banqueros, empresarios y constructores multimillonarios salían de una reunión indignados porque en el último trimestre sólo habían ganado 8.000 millones, en lugar de los 10.000 que esperaban. De pronto, se encontraron con un ciudadano que salía llorando de una caja de ahorros porque no tenía dinero para pagar su piso. Ante semejante provocación, se vieron obligados a subirle un 2% la hipoteca".

jueves, 2 de octubre de 2008

ERRATAS

Hace unos días salieron unos poemas del libro El inventor del Sí en la revista Alcántara; salieron con tantas erratas (y no por culpa del autor) que apenas reconozco los poemas ni al poeta de la cita: César Simeón (en la vida real, César Simón). Estos fenómenos poéticos hay que tomárselos con humor, algunas de las erratas rozan la poesía trans-racional de los futuristas: "y la muchacha crec en sta sala del quinto pabellón". Para quien quiera leerlos aquí: http://ab.dip-caceres.org/alcantara/alcantara_online/67/67_09.pdf

lunes, 29 de septiembre de 2008

POETAS, MÁS POETAS... POR FAVOR

Tres definiciones de Bestias como poetas.
Poeta tiquismiquis: Animal superior que ansía la inmortalidad-esa plaza con estatua-, que suele caer en lo escrupuloso y concede importancia desmesurada a minucias, por ejemplo, su poesía. Entre sus costumbres nocturnas está pesar todas aquellas palabras ajenas y diarias con el fin de afirmar su lema: "Piensa mal y acertarás".
Poeta Naïf: Popi o váter poético en donde se escuchan dedicatorias como la siguiente: "a Carolina, como estímulo; crema protectora que en los días de sol más difíciles necesitamos todos" o "en homenaje a su fortaleza interior; jalea con que untabas las galletas en nuestros desayunos". Sus características alusiones a Heidi o a los Planetas le dan un aspecto de abuelito o abuelita de cuento. Actualmente, en el parque natural de la joven poesía española hay superpoblación.
Poeta Lince: Aspirante a poeta o poeta local que caza premios a diestro y siniestro. Como sus hermanos superiores, desean llegar al Parnaso mediante su camuflaje. Existen cuatro especies de bardos felinos caracterizados por su charlatanería, egocentrismo, largas orejas y fuertes patas.

domingo, 21 de septiembre de 2008

2016 IDIOTAS


Hace ya dos años que vine de Granada, desde entonces he visto el recorrido de la capitalidad cultural extremeña y otras como la de Córdoba. He visto a criaturas como Cristina Leiracha y Felipe Vela. La primera no se enteraba de nada y el segundo se entera de todo: los parkings, un centro de ocio, el proyecto "Intramuros" (urbanismo y repoblación residencial) y el Corte Inglés. ¡Toma ya! ¡Viva nuestra cultura! ¡Qué proyección de Cáceres hacia Europa! ¡Qué relación tan buena entre la cultura y la construcción! Este tipo es un visionario, sabe perfectamente que España es el país del ladrillo y la sombrilla. Seguro que la criatura de Vela es uno de los herederos de esos pintores llamados "Visionarios" del Romanticismo que creaban representaciones de lo fantástico y cultivaban el mundo de los sueños. Estoy seguro.


sábado, 13 de septiembre de 2008

UN POEMA DE LA MÁQUINA DE HACER PÁJAROS

Recibo una dedicatoria de mi buen amigo Horacio Alba (Almería, 1984) en su libro La máquina de hacer pájaros, muchas gracias:




084647384958



Para Julio César Galán


(Una pareja que quiso tener un amor grande y se conformó


con uno pequeño mira la televisión y entrecruzan pensamientos).




¿La calle es digital
híbrida e intangible?
Cada baldosa
es un visor.
Oz siempre fue los ojos
del poder.
Bricolajes humanos
y cien mil espejitos
por y para filmarte.

En un laboratorio
prueban a miles de ratones:
Kafka pasea por cada cerebro.
(…………………)
¿Es una red sutil,
casi imperceptible?
Estos Grandes Hermanos curiosean
en la lengua y los tímpanos.

-Cómo reaccionarán
si ponemos un poco de Terror.
Jugaremos con vuestro…


El control directo: me gusta mi mecano.
El control directo: lavado neuronal.
Vigilancia del gesto

y modelos de identidad:

Todo es por vuestro bien.

Pronto seremos la pantalla

de tu salón.

Continuará…












VIVA MI DUEÑO: LA CENSURA



La censura cultural es uno de los medios del poder para mantener a los untados con la panza bien rellena. Lo peor de este tipo de represión es que sus censores suelen ser poco visibles y provocan tanto respeto o miedo, según sea la valentía del afectado, que van poniendo silenciosamente tiritas en los ojos, en las orejas, en la nariz, en la boca... Una pequeña soga por aquí o poco de melaza por allí doblan rodillas y agachan muchas cabezas. Se escribe con la censura en la cabeza: "En poesía hay que ser más políticamente correcto" me dijo una vez un aspirante a poeta (quien ya ha tenido alguna prebenda). Así, en primer lugar, se crean diferentes cerrojos públicos: aquellas cosas que uno y los demás saben que están mal y no se pueden decir; y en un segundo estadio, la capacidad de la boca y la garganta para agrandarse y convertirse en una gran tragadera que engulla diversos excrementos. Ya lo dijo un poeta inolvidable y clásico entre los clásicos: "¿Qué gloria tan rara buscarán/A, B, C, D y el resto del alfabeto? ¿Un premio/ nacional, una fundación con su nombre, un Nobel?/ Qué formas tan raras de felicidad. Pensar una cosa/ y decir otra para conseguir un pequeño ascenso/ en el escalafón de los cojos." Y yo me pregunto, a raíz de estos versos, qué diferencia existe entre la mierda y la diarrea.

viernes, 12 de septiembre de 2008

EL CESE DE ÁLVARO VALVERDE

Vuelvo al blog, tras una temporada de agobio y cansancio, con una noticia que me sorprende negativamente: la destitución de Álvaro Valverde. La política cultural tiene estos despropósitos, sobre todo en estas tierras.

domingo, 4 de mayo de 2008

UN POEMA DEL INÉDITO EL INVENTOR DEL SÍ

VIVIR EN ESTE POEMA


Este peldaño clínico no dijo una fatiga más.

No llegué hasta aquí para acoger silencios y sequía,

para ligar mi boca a la precisa indeferencia

de los objetos, esa calma que funde todo impulso;

pero las manos sienten la subida de las gaviotas a las sílabas,

cómo todo es posible cuando las plumas arden como ese amante.

¿Arden?

Afanosa la orgía de los ojos, destello de un relámpago que cura.


Abridme las ventanas para que cada luz

responda en mi costado. Pocas palabras se precisan

para apartar la fronda de la esencia. Arden más hojas. Arden más plumajes.

El mundo se relaja. Gozo que se desata, que armoniza:

vivo mientras respiran los demás y silbo siempre junto al cementerio.

Mi fiesta se resume en unos labios. De sus labios proviene la abundancia.

Sólo tus manos saben cómo la alondra sube y los trigos se espigan.


Abridme esas ventanas, el rostro se deshace de su máscara:

auroras y sonrisas. La piel acoge la frescura

de aquellos lirios. Lirios que lucen en sus amarillos,

zureo que blanquea el aire, manos que achican límites

y amo.

Llevé a tu tierra vino, moras y miel

y amo.


Tus latidos tan sólo pueden sonar con lo naciente, raíz del júbilo,

fidelidad al alba, a quien la satisface,

gozo de esta ternura de clamores lumínicos,

me amigo con aquello que germina y relumbra;

coronado de pámpanos y con el tirso que libera. Una vez más renace,

una vez más la observo en las primeras luces,

una vez más es quien ha sido siempre: ese ojo que procede del borde de la vida.


Alegría en la hierba, alegría por el camino

que nadie ha caminado; dame tu mano para que perciba

más estas huellas, para que fluya por el trote

de tus honduras, para que me alimente más

de la leche del pecho que me aniña. Dame tu mano. Vine.

Vine hasta aquí después de haberme roto

los labios en el tedio y la vergüenza,

de renegar de mí y de herirme sin compasión,

de tirar el cobijo por el iris y detener al río que me afila.


Estoy aquí para decir que germiné con este cuerpo.

Cuando este cuerpo me tocó

surgieron lluvias que rozaban cantos

y horizontes que se movían y brillaban a lomos de un unicornio.

Así tiene que ser la infancia y aún no se ha marchado. Tiene

el perfil de mi amante. Así tiene que ser

como se desangró el alba en esta boca.


He hecho de la palabra una guarida; he hecho de la palabra

aquel campo de mi niñez y resucito aquel muchacho

al crear y creamos:

de ti aprendí el oficio de estremecer en mi garganta flores.


Por ser música dentro de sí misma he bebido

de un vuelo que al cruzar las nubes

llenó de azules, verdes y blancos los tobillos.

Por acallar las horas con mil afirmaciones

y festejar la tierra con la lluvia, no quiero que dejemos

de vivir en este poema.