viernes, 12 de junio de 2009

MÁS POETAS COMO BESTIAS


Poeta padrino: Rémora que se convierte en tiburón; posteriormente y en la mayoría de los casos, en fósil viviente. En su primera etapa de desarrollo orgánico se suelen pegar al culo de su antecesor, a quien le dice maestro, mi admirado… La consecuencia de esta acción es un regalo en forma de premio amañado, reseña relamida, entrada en las nutricias aguas de prestigiosas editoriales, etc. En su segundo nivel vital agiliza sus branquias y su cola para zafar su lengua de la nalga(s), entonces, muestra sus dientes a enemigos y tiende su mano a otros poetas para formar grandes bancos de tiburones generacionales. Cercanos a la muerte propinan fuertes dentelladas a algunos de los que fueron compañeros de hermandad poética o se muestran como gloria divina, en este caso te suelen señalar que pervivirán por los siglos de los siglos en los libros de texto.

No hay comentarios: