martes, 7 de junio de 2011

RESPUESTAS SIN ENTREVISTADOR

-Mira, todos aquellos que te rodean bien: amantes, amadas, amigos, mascotas, flores, etc, cargan de religiosidad, ese ponerse los pelos de punta cuando escuchamos una canción que nos encanta, al mundo. Así en cada uno de nosotros formamos nuestro origen con una audiencia verdadera, así ordenamos nuestro universo igual que pequeñas deidades o héroes. Por eso, también existe en nosotros ese caos y ese vacío inevitable, pero que nunca se convierte en un vacío total. De esta forma, vamos llenando nuestra tierra de hijos y aventuras, de luchas y de liberaciones. Todo esto es una manera de volver a cazar y a arar la tierra (¿con los ojos?). Y aquí está, aquí surge, nuestro mito, nuestra criatura paradójica, pero como reza el tópico: todo se transforma (ssshhh, no tengas miedo a morir) el mito se convierte en leyenda, y es en este momento donde entra la heteronimia. Con el tiempo uno percibe que ha fundido a Apolo y a Dioniso en mismo molde, y ya no sabe a dónde ir o sí, pero con el rostro ya limpio como cuando miramos el mundo por primera vez.

No hay comentarios: